Seguidores

miércoles, 1 de septiembre de 2010

GACETILLA PRESENTACION DE LA COMPILACION

Bautizada por el enemigo

A fines de marzo de 2010, a partir de una convocatoria de las autoridades del Colegio Nacional de Buenos Aires, comenzó a gestarse un proyecto de recopilación de los números de Aristócratas del Saber (ADS). Este proyecto tomó vuelo propio y autónomo, y desbordó en poco tiempo el marco de la convocatoria. Hoy, un montón de ex alumnos, vinculados de distintas formas a la revista, estamos tratando de llevar a cabo este y otros proyectos que surgieron mientras nos encontrábamos para intercambiar ideas. Armar un archivo de ADS y ponerlo a disposición de quien quiera consultarlo nos pareció una tarea valiosa y digna.

Surgieron algunas preguntas que tomamos como disparadoras de este proyecto: ¿qué era ADS?, ¿cómo la hacíamos?, ¿por qué recopilarla?, ¿por qué ahora?.

ADS es una revista que surgió entre los alumnos del CNBA en la segunda mitad de 1978, por iniciativa de Ignacio Lewkowicz (o Nacho –como lo llamábamos todos–), entonces alumno de quinto año. En un contexto de clandestinidad y donde la sensación que prevalecía era la de temor, se hicieron unas pocas copias de los primeros números, que circularon de mano en mano. Los autores de los artículos firmaban con seudónimos y había un sistema de participación y uno de distribución casi secretos, que contaban con muchísimas medidas de seguridad para evitar que la revista fuera descubierta. A lo largo de los años ADS fue creciendo y cambiando, acompañando a los estudiantes de las diferentes camadas. A partir de 1984 los autores comenzaron a firmar con sus nombres reales y la redacción llegó a funcionar en un pequeño local del subsuelo del propio Colegio. Se publicó hasta 1986, cuando a partir de la actividad del Centro de Estudiantes, la participación en la revista disminuyó notablemente y los pocos que continuaban haciéndola decidieron cerrar una etapa y editar un número “despedida”. Queda abierta la discusión acerca de por qué se decidió ese final, tópico que excede esta compilación.

Salieron 25 números en total (aunque el número 20 tiene dos versiones, la primera de las cuales no fue editada por haber quedado desactualizada con la finalización abrupta de las clases después de las elecciones de 1983), con tiradas que llegaron a 1.200 ejemplares. Fue financiada siempre a través de la venta de los números, hecha por los propios alumnos. ADS desafió muchas de las normas del CNBA: una de ellas, celosamente vigilada, era la de evitar el contacto entre estudiantes de distintos años. La revista, en cambio, en su afán de asegurar la continuidad, se propuso en todo momento incorporar a nuevos alumnos y establecer vínculos entre diferentes promociones.

El nombre “Aristócratas del Saber”, que tantas polémicas despertó y sigue despertando, fue tomado de una frase pronunciada en 1978 por el entonces vicerrector del Turno Tarde, Icas Micillo, durante una competencia intercolegial de natación, en la que calificó de esa manera a los alumnos del CNBA para distinguirlos del resto de los participantes. De esta manera, los creadores de la revista le dieron a este comentario elitista y discriminatorio, un giro inesperado e irónico.

La recopilación tiene como sentido reunir un testimonio de la resistencia a la dictadura militar y producir de hecho un fondo documental único, que no existía de esta manera en ninguna parte. Pero una revista no es solo un objeto con imágenes y textos, es además el producto de una organización, de un hacer colectivo, y la recopilación rescata también esa práctica cotidiana de producción que permitió generar espacios de organización hasta entonces estrictamente prohibidos, como los campamentos, festivales y, más tarde un cuerpo de delegados que derivaría luego en el Centro de Estudiantes.

Para estas tareas nos fuimos convocando todos los que sentíamos y sentimos una pertenencia vinculada con la revista y que no consistía solo en escribir un artículo, hacer un dibujo, contar chistes o ir a comprar la pizza, sino por muchas y muy diversas formas de participación. Se podía ser un simple lector, formar parte del sistema organizado y clandestino de la producción y distribución, o participar en las discusiones y votaciones acerca de cada uno de los artículos. También era una forma de pertenecer a la revista el compromiso de acercársela a nuevos lectores e incentivarlos a convertirse en colaboradores.

Nos convocamos utilizando todos los medios posibles y venciendo nuestras resistencias generacionales. De esta manera, armamos listas de mails de viejos compañeros, abrimos un grupo de Facebook, recurrimos a nuestros amigos de la prensa, y el boca a boca funcionó como entonces.

Nuestra primera reunión, el 3 de junio de 2010 en la Rectoría del Colegio, contó con la presencia de unos 40 ex alumnos de distintas promociones y fue el puntapié inicial para el reencuentro y para recolectar las revistas dispersas entre tantas generaciones. Hemos conseguido reunir casi todas, salvo los números 1, 3 y 12 que aún no pudimos recuperar.

La respuesta a la convocatoria nos sorprendió y nos hizo pensar que tenía sentido contar nuestra historia de distintas maneras.

La recopilación que hoy entregamos es una, pero también existen otras en las que seguiremos trabajando: un archivo más amplio que incorpora todo el material documental (fotografías, textos, documentos oficiales, películas, testimonios orales, entrevistas), un libro, un documental y una página WEB.

¿Por qué ahora?

A lo largo de estos años hubo algunas iniciativas, pero al parecer hizo falta que “desde afuera” hubiera una demanda para que nosotros mismos nos diéramos cuenta de que teníamos algo valioso para contar y compartir como aporte a la construcción de una memoria colectiva.

Desde la recuperación de la democracia, la lectura de nuestra práctica de resistencia, en contraste con aquella de la generación que nos precedió, quedaba un poco descolorida y resultaba no muy trascendente. Hoy podemos ver que ADS entrañó un desafío real y concreto al mandato oficial. Las reuniones, la organización horizontal, la ausencia de directores, el cambio de forma permanente, la pluralidad de voces, la generación de nuevas alternativas de organización hicieron de ADS una revista que nos permitió vivir la adolescencia menos solos, con menos miedo, organizados y divertidos, desafiando las prohibiciones y los temores que nos imponían.

Creemos que el valor de los números de ADS que hoy recopilamos no reside solo en el contenido de sus textos. Aunque hubo desde el comienzo voces muy valientes que se atrevieron a desafiar el miedo y el poder imperantes, nos parece necesario tener una mirada que incorpore todas las prácticas cotidianas que involucró el hacer la revista: las medidas de seguridad, la organización para juntar el dinero, la convivencia entre ideologías y agrupaciones distintas, los debates sobre temas diversos que se mantenían hasta altas horas de la noche, en casas y lugares prestados. Hubo reuniones que llegaron a ser de ochenta alumnos votando, por mayoría simple, si un artículo era o no publicable.

También hubo experiencias traumáticas, como el secuestro del número 13, el primer ejemplar del año 1981, cuando las autoridades siguieron e interrogaron a varios miembros de ADS y amedrentaron a otros tantos, pero no lograron el objetivo de detenerla. Por el contrario, a partir de ese hecho fue tomada como bandera de resistencia, se hizo aún más masiva y salió a la luz desafiando el autoritarismo.

Todo ello constituyó una actividad de resistencia a la dictadura que hoy podemos revisitar, descubriendo que fue rica, única, creativa, cambiante, contradictoria y aún hoy movilizante y convocante para los que participamos.

ADS fue trascendente pero además fue trascendental para cada uno de nosotros.

Buenos Aires, septiembre de 2010

25 comentarios:

  1. Para los que preguntaron, vamos a agrgegar un recuerdo a los compañeros que participaron de ADS y ya no están con nosotros: Ignacio Lewkowicz (prom. 79), Leda Yuño (prom.79) e Irene Bais (Prom. 85).
    Si alguno recuerda a alguien más, por favor, pásennos los datos: nombre y promoción.
    Gracias.

    ResponderEliminar
  2. Amigos, es bueno puntualizar que las revistas estudiantiles, entre ellas, y quizá la más trascendente, pero no la única ADS, fue una de las bases de la reconstruccion del movimiento estudiantil, y juvenil, durante la dictadura. Sus impulsores fueron pereseguidas y en casos presos o secuestrados , pero fueron decenas en todo el país,sobre todo Capital y GBA, con con miles de ejemplares. Sobre esa base se organizaron diversas formas de resistencia, contra Moyano Llerena fundamentalmente, y luego se organizaron los centros. Es parte de la historia no contada, lamentablemente omitida por los libros de época. Lo que estan haciendo es vital, no solo como homenaje, sino para reconstruir la memoria de esos años heroicos.

    Cordialmente

    Alberto Nadra

    ResponderEliminar
  3. Excelente... el recuerdo
    Adhiero
    Cecilia Alegre
    promo 79

    ResponderEliminar
  4. ¡Excelente! Soy de la promoción '80. Adhiero al texto de presentación.
    Alejandro Bedrossian

    ResponderEliminar
  5. Una gran emocion!por los que estamos y por los que no.Un recuerdo enorme para Nacho y Leda.
    Nos vemos el 16!
    Adhiero a la presentación
    Marcela Besteiro(79)

    ResponderEliminar
  6. El Avechucho banca esta parada!
    Adhiero y nos vemos el 16
    Jorge Cabezas (85)

    ResponderEliminar
  7. Adhiero al mensaje de presentación. Impecable!
    Pueden confirmar la hora del encuentro del 16/9?
    Gracias y felicitaciones!
    Valeria de la Vega (88)

    ResponderEliminar
  8. Adhiero
    Pablo Pineau
    Promoción 84

    Y no llego al brindis -doy clase hasta las 22:00.
    Poe favor, avisen si hacen algo después

    ResponderEliminar
  9. Adhiero al texto de la presentación

    Mariano Absatz (el Baby)
    Promoción 1983

    ResponderEliminar
  10. Adhiero. Nos vemos el 16.
    El Traca - Promocion 79

    ResponderEliminar
  11. Adhiero. Jacquie Lejbowicz.
    Promoción 81.

    ResponderEliminar
  12. Adhiero.

    Claudio G. Poggini (Poyo)
    Promoción ´79 (Claustrofobia)

    ResponderEliminar
  13. También por acá: Firmo y estoy

    Eduardo Safigueroa
    Promoción '79 Claustrofobia

    ResponderEliminar
  14. No podré asistir pero adhiero.
    Hernán Biscayart (1983)

    ResponderEliminar
  15. Adhiero y firmo
    Sabrina Mateo, promo 1985, 2da división

    ResponderEliminar
  16. Felicitaciones! Adhiero al texto.
    Liliana Rudman 1985, 6ta.

    ResponderEliminar
  17. Adhiero,
    Sergio Frias (Ringo)
    Promoción 1985, 4ta.

    ResponderEliminar
  18. AdhierO!
    Marcela Osa
    ¿Qué promoción corresponde a los que justo pudimos elegir no hacer sexto en el 85? La 11.

    ResponderEliminar
  19. Adhiero a la presentación, pese a que no se hace mención alguna a la primavera que suele ser inexorable.

    Sebastián Fernandez
    Rinconete

    Promoción 82

    ResponderEliminar
  20. adhiero a la presentacion, graciela ferradas, promocion 85

    ResponderEliminar
  21. Sin duda, adhiero a la presentación, aunque no pueda asistir!!!

    Diego M. Lascano
    Cordubensis SP

    Promoción 1981 / 4ta División

    ResponderEliminar
  22. adhiero...Maria Jose Buschiazzo promocion 85

    ResponderEliminar
  23. Adhiero, Pedro Krasnokuki (Krasno), promoción 82

    ResponderEliminar
  24. Adhiero y propongo un recuerdo a todos los que ya no están, y especialmente a Nacho Lewcowicz, un tipo estupendo, por fundador e idealista.
    Nacho, va por vos!

    Ignacio Napoli, promoción 82 (que si duraba un año más no llegábamos...)

    ResponderEliminar