Seguidores

martes, 15 de junio de 2010

Texto de Andrea Mindlin

Aqui aporto un escrito, de una experiencia muy insignificante pero que por mucho tiempo me quedé como abrumada con tal suceso.

Una pregunta muy piola que hacia y hace Valeria a los nuevos seguidores de ADS, porque la gente no participaba, desde luego, todas estas reuniones han le han asegurado un mes más a muchos analistas.
En lo particular además de no acordarme porqué despues que Nacho y Leda cuando estaba en terecer año me llevaran a una reunión de ADS la cual lo unico que me acuerdo es que la pasé barbaro, no participé más.
Me dí cuenta que no me acordaba de nada de aquellos años, era como si me hubieran borrado el disco rigido, con esto tan vital y necesario de las reuniones de ADS para los que participaron activamente desde ya ,pero tambien para los que no, algo ocurrió.
Empecé a a recordar algunos sucesos que me parecieron abrumadores.
Era una fria mañana de invierno en ese patio central de planta baja, estabamos todos formados para entrar a las aulas, aún recuerdo la cara de muchos de los compañeros, entre terror y desconcierto.
Estaba a cargo de una diatriba "patriotica, antisubversiva y disciplinaria" el muy pulcro y engominado facho Kember Urquiza, y a su alrededor sus secuaces con las caras de haber bajado recién de un falcon verde.
Empiezan a hacer una requisa de "PELO" es decir quien tenia el pelo con mas de dos dedos por arriba por el cuello de la camisa.
Pero esta acción tenía su dinamica particular los pusieron a todos los sospechosos de pelo largo
contra la pared, cual razzia policial les midieron con sus dedos, gordos y gracientos, a uno por uno a ver si tenía mas de esos gordos y gracientos dedos el pelo por encima de la camisa.
Obvio, parte de ya no me acuerdo qué, a los culpables.
Pero a contrapartida de este intimidatorio suceso, unos días después, una pruba más de la resistencia de mis compañeros fue que a modo de gorro de invierno algunos de ellos llegaban al colegio con una media panty( medibacha de mujer) para que se les aplastara el pelo y soportara la gravedad, de modo que al menos por unas horas quedara el pelo por arriba de los dos dedos arriba de la camisa.
Andrea Mindlin

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada